lunes, 11 de febrero de 2008

2. El charco de Lagrimas

" '¡Ojala no hubiera llorado tanto! - dijo Alicia mientras nadaba dando vueltas, tratando de encontrar una salida – Supongo que ahora recibo mi castigo, ahogándome en mis lagrimas. ¡Seguro que será un accidente extraño!¡Pero hoy resulta todo tan extraño!' Justo entonces oyó que había algo chapoteando cerca, en el charco, y nado en aquella dirección para ver que era: al principio pensó que se trataría de una morsa o de un hipopótamo, pero luego recordó lo pequeña que ahora era, comprendiendo acto seguido que solo se trataba de un ratón que, como ella, había resbalado
(Ilustracion Gianni Ronko)

"… y es una cosa tan suave y deliciosa de mecer…, y caza tan bien ratones… ¡Ay, discúlpeme! – exclamo Alicia de nuevo, por que esta vez el ratón se había erizado por completo, y ella estuvo segura de haberlo ofendido realmente - …"
(Ilustracion Harry Routree)





Salieron del charco justo a tiempo, porque estaba llenándose de pájaros y de los demás animales que se habían caído en él: había un Pato, un Dodo, un Lory y un aguilucho, y varias otras extrañas criaturas más. Alicia encabezo la marcha y toda la banda se puso a nadar hacia la orilla.
(Ilustracion Erin Kelso)
Lewis Carroll - Alicia en el país de las maravillas

4 comentarios:

Xaj dijo...

Una vez leí q Lewis Carroll escribe en el límite de la lógica. Tngo q ponerme las pilas y ponerme a leer el librito.

Saluditos.

mechiz dijo...

relata situaciones completamente disparatadas, pero como si fueran de lo mas normal. Eso, me encanta.

un saludo xaj.

Johann dijo...

Tenniel, John Tenniel.
Eso queria decirte.

mechiz dijo...

Las ilustraciones de la edicion que estoy leyendo son de el (^_^). Gracias!