lunes, 22 de septiembre de 2008

Primavera 2008 y Día Internacional de la Paz – Jardín Japonés, grullas y kusudamas


Hoy en el Jardín japonés se festejó, como en tantos otros lugares, el Día de la Primavera, que también es El Día Internacional de la Paz. No se uds, pero de esto ultimo me entere hoy. En 1981, La Asamblea General de Las Naciones Unidas, proclamo el 21 de Septiembre como Dia Internacional de la Paz.

El clima, espantoso.
Muy nublado, al borde de la lluvia. Mucho frio. Realmente no tenia ni ganas de salir. Pero me saque la mufa de encima, me puse las zapatillas, agarre la cámara y me fui al Jardín Japonés.


Amalia Hokama, ya nos había contado de la expo que estaba organizando el Centro Hikari (del cual ella es la directora), para estas fechas.

La expo se armo en el primer piso de la Fundación Cultural Argentino Japonesa (está junto al restaurante) y estaba realmente hermosa!


Se presentaron bandejas con diseños florales “Haru Matsuri”, cuadros Oshi-e (figuras con volumen hechas en tela), y por supuesto no podía faltar: Origami, donde las estrellitas fueron los kusudamas. Tambien habia algo de kumitate y pintaras en oleo.

Kusudamas

Las bandejas

Así que me pase toda la tarde dando vueltas por el jardín, obviamente visite la expo. Estuve sacando fotos. El Jardín lleno de flores! hermoso!

En la biblioteca del Jardín se leyó el cuento de Mil Grullas de Elsa Bornemann, que les recomiendo leer. Es realmente conmovedor.



Mientras ocurría todo esto, la Campana de la paz adornada con cientos de grullas, no dejaba de repicar. La gente hacia cola para subir el campanario con forma de templo y hacerla sonar. Y no es un dato menor el hecho de que la Campana de la Paz solo se toca el 21 de Septiembre.


En la expo se hizo un concurso de bandejas y uno de kusudamas, así que casi al final del día nos encontramos con algunas de los chicos del Grupo de Origami que estaban participando de dicho concurso, y para alegría de todos, algunos resultaron ganadores de menciones y medallas con premio y chiches.


Sin duda fue un Día de la Primavera distinto, por suerte el sol asomo un ratito y nos hizo sentir su calor. Sin embargo, algunas nubes de la derecha tuvieron ganas de llover, pero las de la izquierda no. Justo estaba en el balcón, sobre el restaurante del Jardín, y podía ver el paisaje mitad lloviendo y mitad no. Duro unos segundos, pero fue curioso ver como de un lado la gente corría, y como del otro, no se habían dado ni cuenta que a unos metros de ellos caía agua del cielo.


Feliz Día de la Primavera!

1 comentario:

untalgregorio dijo...

Mechis,
a mi me pasó eso de la lluvia, un dia en la ruta 3 de repente la luvia paró, pero no era, solo llovía de un lado.
un abrazo
Untalgregorio