viernes, 24 de febrero de 2012

7. Una merienda de Locos

La mesa era muy grande, pero los tres se apretujaban muy juntos en uno de los extremos.
Ilustracion de Dan Krall
- ¡No hay sitio! - se pusieron a gritar, cuando vieron que se acercaba Alicia.
 - ¡Hay un montón de sitio! - protestó Alicia indignada, y se sentó en un gran sillón a un extremo de la mesa.
- Toma un poco de vino - la animó la Liebre de Marzo.
Alicia miró por toda la mesa, pero allí sólo había té.
- No veo ni rastro de vino - observó.
- Claro.No lo hay - dijo la Liebre de Marzo.
- En tal caso, no es muy correcto por su parte andar ofreciéndolo - dijo Alicia enfadada.
- Tampoco es muy correcto por tu parte sentarte con nosotros sin haber sido invitada - dijo la Liebre de Marzo.

(...) «¡Vaya, parece que nos vamos a divertir!», pensó Alicia. «Me encanta que hayan empezado a jugar a las adivinanzas.» Y añadió en voz alta:
- Creo que sé la solución.
Ilustración de Anastasia Balatenysheva
- ¿Quieres decir que crees que puedes encontrar la solución? - preguntó la Liebre de Marzo.
- Exactamente - contestó Alicia.
- Entonces debes decir lo que piensas - siguió la Liebre de Marzo.
- Ya lo hago - se apresuró a replicar Alicia -. O al menos... al menos pienso lo que digo... Viene a ser lo mismo, ¿no?
- ¿Lo mismo? ¡De ninguna manera! - dijo el Sombrerero -. ¡En tal caso, sería lo mismo decir «veo lo que como» que «como lo que veo»!
- ¡Y sería lo mismo decir - añadió la Liebre de Marzo - «me gusta lo que tengo» que «tengo lo que me gusta»!
- ¡Y sería lo mismo decir - añadió el Lirón, que parecía hablar en medio de sus sueños- «respiro cuando duermo» que «duermo cuando respiro»!
- Es lo mismo en tu caso - dijo el Sombrerero.

Ilustración de Katya Dudnik
(....) "Brilla, brilla, ratita alada,
¿En que estás tan atareada"?
"Por sobre el Universo vas volando,
con una bandeja de teteras llevando.
Brilla, brilla..."

(...) - Toma un poco más de té - ofreció solícita la Liebre de Marzo.
- Hasta ahora no he tomado nada - protestó Alicia en tono ofendido- , de modo que no puedo tomar más.
- Quieres decir que no puedes tomar menos - puntualizó el Sombrerero- . Es mucho más fácil tomar más que nada.

(...) se levantó muy disgustada y se alejó de allí. El Lirón cayó dormido en el acto, y ninguno de los otros dio la menor muestra de haber advertido su marcha, aunque Alicia miró una o dos veces hacia atrás, casi esperando que la llamaran. La última vez que los vio estaban intentando meter al Lirón dentro de la tetera.
- ¡Por nada del mundo volveré a poner los pies en ese lugar! - se dijo Alicia, mientras se adentraba en el bosque- . ¡Es la merienda más estúpida a la que he asistido en toda mi vida!
Mientras decía estas palabras, descubrió que uno de los árboles tenía una puerta en el tronco.
- ¡Qué extraño! - pensó - . Pero todo es extraño hoy. Creo que lo mejor será que entre en seguida.
Y entró en el árbol.

Lewis Carrol - Alicia en el Pais de las Maravillas